Saltar al contenido

Embarazo con hemofilia

Las mujeres portadoras de hemofilia se enfrentan a un gran reto al querer ser madres, por ello, se recomienda que reciban asesoramiento médico para evitar riesgos graves.

Quienes son portadoras de Hemofilia corren el principal riesgo de los partos prematuros, a ello deben tener cuidado y estar preparadas por si les tocase enfrentarlo.

La hemofilia es una enfermedad muy rara, de hecho, es cuando la sangre no coagula debido a la insuficiencia de proteínas procoagulantes.

Como especialistas, recomendamos que desde el primer mes de embarazo, se comiencen a seguir todas las medidas para brindar seguridad tanto en el embarazo, parto y post parto.

Retos a los que nos enfrentamos

Se podría decir que las mujeres que tienen hemofilia, se enfrentan a un gran reto maternal, pero sobre todo, deberían celebrar tan solo el hecho de poder estar embarazadas.

No podemos indicar cuáles son cada uno de estos retos, lo que si te podemos asegurar, es que será un médico quien te indique que es lo que te espera.

Si planificas todo desde el primer instante no deberías correr tantos riesgos, así que podrías tener un ‘’parto algo seguro’’.

Planificación con consejo médico

Las mujeres con trastornos hemorrágicos hereditarios deben pedir consejo genético ya antes de proponerse ser madres (hoy día acostumbran a solicitarlo después, ya en el primer trimestre del embarazo).

En esa y otras visitas van a poder saber datos que ignoraban si son asintomáticas, como sus niveles de factor y la historia clínica hemorrágica.

Si los niveles de factor son bajos se les notificará sobre opciones terapéuticas para compensarlo y en exactamente la misma visita los hematólogos incidirán en otros factores de peligro hemorrágico.

(Como la obesidad, la anemia, la ferropenia y otros).

Asimismo verificarán si son aspirantes a percibir hemoderivados y examinarán la situación vacunal.

Y si el embarazo – o bien el intento de embarazo – está cerca se les prescribirá un suplemento de ácido fólico.

Manejando todos y cada uno de los factores libres ya antes de empezar la gestación se puede establecer el peligro hemorrágico para la madre y para el pequeño.

Todas y cada una de las portadoras de hemofilia se consideran mujeres de peligro de hemorragia posparto, aun las que tienen niveles normales de factor, y los pequeños con hemofilia leve tienen un peligro medio de sangrado.

Recomendaciones a seguir

Se aconseja un alumbramiento dirigido con oxitocina pues hay evidencia a nivel científico de que reduce el peligro de hemorragia postparto, y se decide el género de anestesia neuroaxial (raquídea o bien epidural).

O bien si la parturienta precisa tratamiento, mas sobre todo hay que delimitar qué niveles de factor serían seguros para eludir dificultades hemorrágicas.

Asimismo hay que proponerse reducir el peligro de sangrado en el recién nacido, pues el peligro cero no existe, sobre todo el de hemorragia intracraneal que es la complicación más grave y su incidencia aumenta entre treinta y cuarenta veces en pequeños con coagolupatías respecto de pequeños sanos

No hay un acuerdo científico sobre el parto vaginal espontáneo o bien la cesárea como forma inmejorable de alumbrar de las mujeres portadoras de hemofilia.

 

Embarazo con hemofiliaLos estudios apuntan a peligros muy afines entre los dos.

 Lo que aumenta sensiblemente el peligro hemorrágico es la aplicación de instrumentos como fórceps y ventosa, mas en mujeres con coagulopatías, asimismo hay que eludir las monitorizaciones internas y la toma de muestras.

Por último, en ese plan de parto hay que dejar reflejado que se recoja sangre del cordón umbilical para hacer el diagnóstico de hemofilia y eludir punciones en vena.

Como todos y cada uno de los cuidados esenciales del recién nacido hasta el momento en que se le diagnostique o bien no de hemofilia.